Taller

El Taller Textil de Triste desde su creación en 1982 se ha dedicado a trabajos de recuperación y enseñanza del conocimiento de la actividad artesana textil que durante siglos desarrollaron en Aragón múltiples generaciones de profesionales. Sus creadores, a lo largo de estos veinticinco años, han aprendido a aprender las profesiones a punto de desaparecer del hilado, el tinte y la tejeduría, recuperarlas y trasmitirlas. Siempre se han valido de las materias primas naturales del entorno, como fueron la lana, el lino y el cáñamo, incorporando también otras fibras como son el algodón y la seda. Los hilos, teñidos con plantas locales y con las mismas técnicas ancestrales, se convirtieron en los telares del taller en piezas únicas artesanales a imagen y semejanza de las que salieron de los obradores hoy desaparecidos.
La máquina, por darle un nombre a los instrumentos usados por generaciones de aquellos artesanos son las mismas. Son telares horizontales de bajo lizo que se han copiado de los pocos que se conservan y han llegado pese a la carcoma hasta nuestros días. En especial y en algo de lo que se enorgullece el taller textil de triste es el telar de tiro, eslabón perdido de las maquinas Jacquard y que en Aragón se convirtió en autóctono, después de su llegada a manos de tejedores moros en siglos muy lejanos.
Toda esta experiencia se ha aprovechado para incorporar el pasado a nuestros días y así contemporizar la moda, nuevos gustos y necesidades a una nueva producción siempre artesanal de piezas únicas, a gusto de una clientela distinta que ha llegado a nuestro taller